Bienvenidos a nuestro Blog Locas por Vivir

Nos encanta veros por aquí y poder compartir mil y una experiencias con todos vosotros

LLÁMAME LOCA

Perder tu casa o que tu hija sufra cáncer, no debe ser el detonante de tu cambio de vida para mejor, es más, generalmente puede ser el detonante para peor, pero si tenemos en cuenta todo lo que se ha escrito con respecto a la adversidad, no podemos negar que existe una relación muy estrecha entre adversidad y el descubrimiento de talento para sobrevivir. Ya se sabe, “el hambre agudiza el ingenio”.

Lo cierto es que hay etapas en nuestras vidas donde los colores se destiñen hasta que llega un momento que no ves ni trazos de lo que había antes, y ahí, justo ahí, sólo hay dos alternativas: o bien dejo que la vida me lleve en volandas y elija todo por mí, o bien logras combinar la mala leche por lo malo ocurrido, con altas dosis de anhelos de algo mejor, mucha locura, con sueños, pasión y paciencia, hasta que logras poder elegir qué camino te gustaría andar. Tal vez, lo difícil es permitirte a ti misma ser merecedora de algo mejor de lo que te ha tocado, porque el sentimiento inmediato es sentirse culpable.

Eso sí, una vez que vas retomando cordura es el momento para echar mano de la locura y abrir los ojos para ver todo lo que se te puede pasar por delante de tu nariz y cogerlo, sin preguntas y sin respuestas, volando a ciegas, pero con ganas y retomando ilusión por lo bueno que puedes sacar de lo que vivas. Siempre, siempre, aprenderás algo importante.

Como decía Groucho Marx, “no te tomes la vida tan en serio, al fin y al cabo no vas a salir vivo de ella”

DOSIS DE LOCURA

Dicen los que saben que a lo largo de nuestra vida cada uno de nosotros vamos a sufrir unas veinte mil adversidades, o lo que es más o menos lo mismo, unas seis al día.

Que llueva al salir de la peluquería, que encuentres lo que no deberías en una conversación de WhatsApp, que te quedes en el paro, o que no sepas reconducir tu propia vida… Unas serán nimiedades y otras te pondrán bocabajo pero sea cuál sea la más difícil para ti, dont’worry and keep calm! Ya hay alguien que antes que tú lo ha vivido y contado.

Somos dos mujeres con los pies en la tierra que sabemos, por experiencia propia, que el coco y el body no funcionan por separado. Así que, a fuego lento con dedicación y cariño, hemos elaborado nuestra propia receta.
¿Qué ha sido lo mejor? Conocer a los mejores profesionales en cada temática de las que tratamos -medioambiente, alimentación, deporte, psiquiatría y psicología, motivación personal, superación y amor- Y tras volverlos locos, saborear y exprimir su mensaje para, poquito a poco, cambiarte la vida.

¿Qué pasa cuando un día te levantas y quieres comerte el mundo?

Pues no pasa más que eso: que te levantas y quieres comerte el mundo.

¡Lo mejor viene después!

DOSIS DE LOCURA

Dicen los que saben que a lo largo de nuestra vida cada uno de nosotros vamos a sufrir unas veinte mil adversidades, o lo que es más o menos lo mismo, unas seis al día.

Que llueva al salir de la peluquería, que encuentres lo que no deberías en una conversación de WhatsApp, que te quedes en el paro, o que no sepas reconducir tu propia vida… Unas serán nimiedades y otras te pondrán bocabajo pero sea cuál sea la más difícil para ti, dont’worry and keep calm! Ya hay alguien que antes que tú lo ha vivido y contado.

Somos dos mujeres con los pies en la tierra que sabemos, por experiencia propia, que el coco y el body no funcionan por separado. Así que, a fuego lento con dedicación y cariño, hemos elaborado nuestra propia receta.
¿Qué ha sido lo mejor? Conocer a los mejores profesionales en cada temática de las que tratamos -medioambiente, alimentación, deporte, psiquiatría y psicología, motivación personal, superación y amor- Y tras volverlos locos, saborear y exprimir su mensaje para, poquito a poco, cambiarte la vida.

¿Qué pasa cuando un día te levantas y quieres comerte el mundo?

Pues no pasa más que eso: que te levantas y quieres comerte el mundo.

¡Lo mejor viene después!

Primeras  Locuras

Todo comenzó en un estudio de radio. Tan peliculero como suena: dos completas desconocidas sentadas en torno a una mesa de madera redonda, con unos cascos enormes que no nos hacían nada monas (¡pero nada!), un micrófono y una lucecita roja en el centro amenazando con lanzarnos al directo. Y allí, en esos segundos de vacío sonoro en el que un remolino de nervios se apodera de tu mente intentando crear un plan elocuente de lo que vas a soltar por tu boca, fue cuando se hizo la luz al final del túnel. Cuando comenzamos a andar, cuando lo vimos todo claro. Sí, eso mismo que estás pensando: ¡cuando nos dejamos de tonterías! Y decidimos que ya estaba bien de dejarnos vivir –cada una de nosotras inmersas en un torbellino de preocupaciones, adversidades y problemas que no nos dejaban ver más allá- y cogimos al toro por los cuernos.

Y TODO ESTO… ¿PARA QUÉ?

¡Y todo eso no se podía quedar ahí! ¡NO! Si a nosotras nos estaba ayudando tanto, teníamos que hacer que se corriera la voz, ¡que viera mundo! Todo ese mundo que se nos estaba abriendo ante nuestros ojos. Así que en toda esta locura en la que nos hemos embarcado hemos escrito un libro, hemos cogido todos los trenes que se nos han puesto por delante –muchos de ellos, literalmente hablando-, hemos conversado con gente alucinante, hemos corrido alguna que otra carrera, nos hemos pasado a la quinoa, el muesli y la estevia, hemos llorado un montón porque, sin duda, ningún ataque de risa se puede comparar al que viene después de llorar a moco tendido. Y porque, cuando has estado a oscuras durante un tiempo, el primer rayo de luz es lo más parecido a un milagro.

No hemos inventado la bombilla ni diseñado ningún cohete espacial y tampoco tenemos varitas mágicas. Simplemente, hemos vivido momentazos que nos han hecho salirnos de nuestra órbita y volver cargadas de ganas de vivir locamente y de ayudarte a que te asomes a otra ventana por la que entre más luz.

Si en nuestra mano está, con nuestras experiencias y con nuestra locura, restarte un ratico de sufrimiento y hacer de tu día a día algo valioso… ¡objetivo cumplido!

VUÉLVETE LOCA

No hace falta que escales el Kilimanjaro, corras la Maratón de Nueva York o te subas a unos tacones de infarto a las 7 de la mañana… O sí, lo que tú quieras ¡Pero vuélvete loca!

Busca un trabajo que te apasione o la manera de encontrarle las cosquillas a ese que tienes, elige la mejor de tus opciones pero volviéndote loca.

Habla a gritos, a susurros, tarareando esa musiquilla que no se te va de la cabeza o con lenguaje de signos pero di lo que quieras decir, con las palabras que mejor te definan, con la cadencia y la entonación que te haga sentir bien.

Pelea, lucha o resígnate, confórmate o patalea. Haz lo que quieras pero sólo porque tú lo quieres.

Pierde la cabeza, las llaves, la vergüenza. Pierde la noción del tiempo. Pero no pierdas el rumbo. Ni la inocencia y el brillo en los ojos. No pierdas la capacidad de soñar y de creer en tus sueños. Piérdete tú. Y déjate encontrar… ¡O no!

¡Haz locuras! Pero hazlas sólo porque te da la gana. Y porque esas ganas son la energía con la que despiertas cada mañana.

Cierra los ojos y respira hondo. Llora, si es lo que te toca ahora. ¡Huye! Pero después, levántate y anda, que ya habrá tiempo de correr.

El mundo es tuyo, créetelo. ¡Y cómetelo, que no engorda!

Haz el tonto, haz el perro, haz el idiota o no hagas absolutamente nada pero ¡vive!

Tranquila, nunca es demasiado pronto y nunca es demasiado tarde. El momento es ahora, si es que tú quieras que lo sea.

Vuélvete loca por ti. Y por la vida que tienes, porque es tuya y has decidido cómo quieres vivirla.

Haz lo que quieras, lo que te dé la gana pero que sea lo que, de verdad, te vuelva loca.

Nos dirigimos a ti loca, a ti que te pica la curiosidad de la locura, a ti que buscas encontrar ese espacio donde te sientas cómoda sin estereotipos, donde encuentras naturalidad y ese calorcito de tú a tú. Donde tu día a día es lo que cuenta, con tus risas y con tus llantos, con el malhumor de primera hora de la mañana y con las risas de la hora de comer. De aquí parten los sueños. Buscamos gente que, como nosotras,  tiene los pies en la tierra y la cabeza llena de sueños.

¡¡Sube que te llevamos!!

DOSIS DE LOCURA

¡QUÉ LOCURA CON LA COMIDA!

Dieta vegetariana, vegana, crudivegana, macrobiótica, energética, paleolítica, de la alcachofa, del limón, del pepino, de la falda de volantes, del tacón, pero… ¿Estamos locos o qué? Pues sí, absolutamente sí.
Como buenas locas por comer, este tema nos interesa muy mucho, pero… ¿Qué está pasando con la comida? Lo que debería ser algo super saludable por todo lo que representa: cuidar y mimar estos cuerpazos, alimentarlos y darles energía, se está convirtiendo en algo muy, muy loco. A los herbívoros los alimentamos con piensos producidos con carnes, a los peces los hemos encerrado en jaulas, las lechugas crecen con tantos químicos que podríamos hacerlas mutantes para enviarlas a Marte y que invadieran el planeta, los sandías son cuadradas, acaban de sacar tomates con sabor a limón, y lo mejor es que nuestros cerebros van en ese camino con los hábitos alimentarios que hemos adquirido en los últimos 50 años.

Pero claro, como dicen que los locos siempre dicen la verdad, sin reparos ni prejuicios, sin bajar la mirada o esconder la mano, sin miedo a interpretaciones y valoraciones, pues vamos a hablar en código loco sobre todos estos temas sin temor y con amor.

Pero lo más importante, es que vamos a ir conociendo trucos, recetas, cocineros y cocinetas, profesionales y vocacionales, que nos enseñen y orienten a comer y vivir mejor.

Estos cuerpazos no se merecen menos.

Eso sí, de aquí no se libra nadie de cocinar…

Bon ápetit!

Queremos que disfrutes de un rato para ti cada día

Y que todos esos ratos juntos hagan de ti una mujer diferente

QUE CORRA EL AIRE

Para. Sí, tú, detente. Cierra los ojos y respira. Deja que corra el aire por tus pulmones y siente como te llenas de vida.

¿Cuánto tiempo llevas sin darte cuenta que no te dedicas un rato para ti, sin ir corriendo a todas partes, sin dejarte llevar por el ritmo que marcan las obligaciones diarias, las preocupaciones, las eternas comeduras de cabeza, y sus inseparables culpabilidades?

¿Cuánto hace que no te das un respiro?

Para. Sí, tú, detente un segundo y coge aire. Respira.

Sal a correr, a andar, escala montañas, hunde tus pies en arena, o pégate un baño eterno en el mar. Monta en bici, aprende a jugar al tenis… Deja de fumar. Haz hueco para llenarte de aire por todas esas veces que te falta y sientes que te ahogas.

Queremos que disfrutes de un rato para ti cada día. Y que todos esos ratos juntos hagan de ti una mujer diferente.

Muévete de un lado a otro hasta que encuentres tu sitio donde respirar y el deporte que te haga sentir más viva.

Deja que corra el aire… ¡Y corre tú con él!

COMO DUELE…

¡Mira que hasta hablar de esto cuesta! Aceptar que somos seres a merced del destino, reconocer que somos débiles y vulnerables y que podemos sentirnos abatidos, duele, y nos escondemos para que duela a oscuras y a solas.
Pero… no siempre hay que negar y hacer caso a las canciones, echa a un lado ese ´Baby don’t cry!´, llora a moco tendido, que se te transformen los párpados en globos rosas y la respiración baile sin ritmo, a destiempo con esos suspiros profundos incontrolables, esa cadencia que marcan los golpes de corazón. Acompáñate, clama al cielo y pide justicia, cabréate, concédete tu Mr. Hyde, porque eres humana, y porque lo que duele, duele mucho. Pero eso sí, no dejes que tu tristeza se acomode en tu vida, dale su momento de gloria y después a por ella sin tregua, a arrinconarla y a ganarle cada día un pasito.

Hasta los días más horribles, terminan y empieza otro. Siempre sale el sol.

NUESTROS POST…

Mis combustibles básicos

Las segundas oportunidades son esas cosas que pasan cuando lo das todo por perdido y de repente la vida, o el tren ese que todo el mundo dice que pasa una sola vez —tiene que estar cansado el pobre tren de echar todo el día viajes de una sola vez— te grita:  «¡Pero...

leer más

Soy Mujer

Y me encanta. Es lo que mejor se me da en este mundo. No podría imaginarme siendo ninguna otra cosa. Me encanta mi vida de mujer. Entera. De principio a fin, de regla a regla, de punta a rabo, de jaleos hormonales a responsabilidades impostadas, de desequilibrios...

leer más

Gracias

Cuando era una niña pensaba que la vida era tan sólo una consecución de momentos que te llevaban a ser mayor. Y ser mayor significaba convertirse en invencible, imbatible e indestructible. Con los ojos de una niña el mundo se ve demasiado grande. Creía que soñar era...

leer más

Cierra los ojos

Imagina que estás solo. Sólo en una playa donde el sol empieza a caer sobre el mar y no hay ni una huella en la arena, más que las tuyas. Cierra los ojos y siente como una suave brisa salada te acaricia las mejillas, despistada, juguetona con tus manos y tus pies...

leer más

Ángela Bolica

“Todos tenemos superpoderes. Siempre están ahí. Solo es cuestión de buscarlos y cuando los encuentras… ¡Funcionan!” La visión de la vida desde un niño que vive situaciones difíciles, no queda exenta de sufrimiento y desconcierto, pero también de magia y fantasía para...

leer más

Capitán Cebolla

“El miedo y la tristeza son dos emociones muy traviesas que aparecen de repente sin avisar. Pero a veces, sólo es cuestión de abrirles la puerta y dejarles entrar”. Hasta los monstruos más monstruosos tienen miedo. A ellos también le tiemblan las piernas, le sudan las...

leer más

¡Riéte!

No me mires con cara de tonto, ni me escuches como si mis palabras te acariciaran. No me quieras con locura o con pasión. No te enamores de mí. No me vuelvas loca cada día. No me bajes estrellas del cielo, ni recorras océanos para venir a verme. No esperes instantes...

leer más

Vacaciones, loca como una cabra.

Meditar, calmar la mente, estar en el presente, ser consciente del aquí y ahora. Ommmm, Ommmm, Ommmm. Cuando resuenan estas frases en mi mente, es porque ya me está avisando el piloto rojo, con sonido acústico incluido, ese ruido característico de las alarmas de los...

leer más

Las leyes del Co.

Intentaré hacer un speech lo más estructurado posible, eso lo aprendí muy bien en los exámenes de inglés, me costó 6 años, eso sí, lo del momento examen todavía no lo he superado, sigo sudando en las presentaciones y actos públicos, pero bueno como dicen los buenos...

leer más

Soy fuerte y valiente, y todo va a ir bien

«Bendito el lugar y el motivo de estar ahí, bendita sea tu presen­cia. Bendita la coincidencia, bendito el reloj que nos puso pun­tual ahí, bendita sea tu presencia… Bendita la luz de tu mirada, bendita la luz de tu mirada… Desde el alma». Con la piel erizada y el...

leer más

Siempre sale el sol

Acabo de leer el prólogo de Marian y, tal y como ya auguré hace unos meses cuando comenzamos a escribir nuestro libro, me va a costar igualarla… ¡Qué manía le estoy cogiendo a esta loca de los peines que me ha cambiado la vida! Lo he leído y me han entrado unas ganas...

leer más
Share This